¿Qué quiere transmitir ARGOS?

Las redes sociales han hecho posible que nuestra privacidad transcienda al foro público de internet.

Nuestros dispositivos móviles dotados con simples pero eficaces cámaras de foto/video testimonian nuestra cotidianidad y la entregamos sin pudor al circo de las redes sociales.

Aunque no queramos, nuestra huella digital queda en la nube.

Fotos, comentarios, videos… algo o todo puede escapar de nuestro control y solo el volumen de información que la propia red genera se convertirá en un aliado a la hora de intentar que algo que no es de nuestro agrado desaparezca. Pero la eficacia de los motores de búsqueda pueden delatarnos y alguien, este donde este puede usar esa información para dañarnos o encumbrarnos.

Argos Panoptes, un ser de la mitología griega, era un gigante con múltiples ojos. Nunca los cerraba todos a la vez, por lo que era un fantástico vigilante.
Hera, la esposa de Zeus, envió a Argos Panoptes a vigilar a Ío, una de las ninfas convertida en ternera y amante de Zeus.
Zeus descubrió el plan de su cónyuge y ordeno matar a Argos Panoptes. Envió a Hermes disfrazado de pastor. Este uso sus artes para dar caza al vigilante.
Con su música y sus cuentos adormeció al gigante, al cerrarse todos sus ojos el asesino aprovecho aquel momento para cortarle la cabeza a Argos Panopte.

Internet es el gigante Argos Panopte, siempre atento y vigilante.
Xevi Argos toma el nombre del ser mitológico y adopta el rol del músico-cuentacuentos. No para vencer al gigante sino para usarlo en su beneficio.
Las mismas herramientas que podrían difundir un evento que podría perturbar la vida del artista son usadas para explorar su obra.